sábado, 31 de marzo de 2012

Expresión corporal y la Kinestesia

La kinestesia o cinestesia es la percepción del equilibrio y de la posición de las partes del cuerpo. El concepto tiene su origen en los términos griegos koiné (“común”) y áisthesis (“sensación”), por lo que etimológicamente hace referencia a la sensación o percepción del movimiento.
Se trata, en definitiva, de las sensaciones que se trasmiten de forma continua desde todos los puntos del cuerpo al centro nervioso de las aferencias sensorias. Los especialistas distinguen entre dos tipos de sensibilidad: la sensibilidad propiamente visceral (interoceptiva) y la sensibilidad postural (propioceptiva), cuyo asiento periférico está situado en las articulaciones y en los músculos. La función de esta última sensibilidad es regular el equilibrio y las acciones voluntarias coordinadas necesarias para concretar cualquier desplazamiento del cuerpo.
Los propioceptores intervienen en el desarrollo del esquema corporal en la relación con el espacio y planifican la acción motora, proporcionando información suficiente sobre el cuerpo y permitiéndole la movilidad completa y ordenada.
En otras palabras, la kinestesia es el sentido de orientación que permite a una persona definir la orientación óptica, gustativa, táctil, olfativa y de coordinación. Es un concepto, por lo tanto, vinculado con la psicología.
Los especialistas afirman que distintas técnicas de la gimnasia cerebral permiten aplicar el movimiento para incrementar la potencialidad del aprendizaje y los recursos y talentos personales. Por eso, a través de una serie de ejercicios, la kinestesia puede crear sinapsis cerebrales fuertes que estimulan fluidos energéticos cómo la dopamina y la endorfina. Leer, realizar ejercicios matemáticos y aprender cosas nuevas son algunas propuestas para la gimnasia mental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada